Manifiesto

Manifiesto

Los valores de autenticidad, sostenibilidad y competitividad son lo que nos distingue. Para asegurarnos de que estos valores nos guían en todo lo que hacemos, tenemos un manifiesto que detalla cómo los trasladamos cotidianamente a nuestras prácticas de negocio.

1 . —

El vino es una de las mejoras cosas de la vida y mucho más que una bebida; es cultura, geografía y poesía embotellada. La magia del vino reside en su capacidad de darnos placer sensorial y gastronómico, a la vez que nos estimula también desde un punto de vista estético y emocional.

2 . —

Queremos elaborar vinos de forma sensible, vinos con alma, con los que el consumidor pueda crear un vínculo más profundo. Vinos que tengan personalidad y reflejen su origen, que sean frescos, puros, contemporáneos y relevantes para el consumidor.

3 . —

Para ser auténtico, un vino tiene que estar libre de defectos.  La oxidación, los fenoles procedentes de brettanomyces o un excesivo nivel de acidez volátil pueden ser típicos en algunos estilos de elaboración, pero surgen como consecuencia del proceso, no del terroir.  La ausencia de defectos no hace que un vino sea interesante, pero los defectos no sustituyen la falta de interés de un vino.

4 . —

La calidad y personalidad potencial de un vino se determinan en el viñedo.  No obstante, esta calidad y personalidad se realizan (o no) en la bodega. El vino es un producto natural, pero también un arte y un oficio. El control de la viticultura es crucial.  Pero también lo es su integración con la enología. Por ello, somos por igual viticultores y enólogos.

5 . —

La contraposición entre vinos “técnicos” y “naturales” es simplista y errónea.  Nuestro enfoque se puede definir como “elaboración sensible” (diseñada con sensibilidad).  Incorporamos a nuestro trabajo tanto la naturaleza como la ciencia, de forma razonada, interviniendo lo mínimo posible, pero siempre que sea necesario.  La ciencia y la tecnología no son malos o buenos en sí, pueden ayudar a crear vinos más auténticos o con mayor expresión de su origen.

6 . —

Elaboramos vinos para que sean disfrutados, no para que reciban elevadas puntuaciones en concursos y catas.  La armonía y la “bebibilidad” (drinkability en inglés) son más importantes que la concentración.  La longitud y la complejidad nos importan más que la potencia y la intensidad. Elegancia, mineralidad y una textura fina son otras características de los vinos que nos gusta elaborar y beber.

7 . —

Elaboramos vinos a partir de variedades bien adaptadas a las condiciones de cultivo locales. Esto es mucho más importante que el falso y simplista debate sobre variedades “autóctonas” frente a “internacionales”.

8 . —

Evitamos uvas sobremaduras y extracciones excesivas, ya que tienden a ocultar la expresión del terroir y no mejoran la “bebibilidad” de los vinos. Evitamos un excesivo uso de madera nueva, a la vez que reconocemos que recipientes de roble de alta calidad pueden jugar un papel importante en la elaboración de vinos auténticos y con tipicidad.

9 . —

Tratamos de contribuir a un mundo del vino más honesto y menos arcano. Somos transparentes sobre cómo elaboramos nuestros vinos y por qué.  Queremos eliminar el misterio del vino, pero conservando su magia.

10 . —

El vino, como nosotros lo entendemos, está arraigado en la cultura y cocina mediterránea. Disfrutamos del vino con moderación, como parte de un estilo de vida saludable, para acompañar y ensalzar la gastronomía y las relaciones humanas. Queremos contribuir a divulgar una cultura del vino positiva y compartir sus beneficios.

11 . —

No tenemos una limitada visión estructural del vino, creemos que el gran vino elude fórmulas sencillas.  A la vez que aplicamos un razonamiento crítico a nuestro sector, seguimos aprendiendo cada día, catamos ampliamente y mantenemos una mente abierta acerca de nuevos estilos y la evolución del mundo del vino.

12 . —

Creemos que el sector del vino es a menudo dogmático y está demasiado polarizado.  Nunca olvidaremos que existimos por y para el disfrute y la felicidad de los amantes del vino.  Queremos compartir nuestra pasión por el vino, pero no vemos como nuestro papel “educar” al consumidor o intentar imponerle una ideología, gusto o visión del mundo.